La Responsabilidad Social Corporativa de Avantis Certiffica se fundamenta en cuatro pilares muy sencillos

PRECIO
JUSTO

Para que nuestros clientes no asuman más costes de los estrictamente necesarios. No intentamos encarecer la vida del usuario, sino que la hacemos más fácil.

SERVICIO
PREMIUM

Satisfacción versus frustración. La clave de un servicio excelente para conseguir una satisfacción total del cliente es la sencillez en la prestación del mismo.



SOCIALMENTE
SOSTENIBLE

A través de la estabilidad y la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), nuestra empresa genera un bien social para contribuir así al progreso y a la estabilidad social.

CONCIENCIA
MEDIOAMBIENTAL

Mediante nuestra actividad contribuimos al control de emisiones de CO2, de la contaminación, del empleo de metales pesados y del consumo de materias primas no reciclables.

Estos cuatro pilares básicos en los que Avantis Certiffica fundamenta su RSC y por ende, su actividad, son tomados en consideración y llevados a cabo por todos los integrantes de nuestra empresa. Del mismo modo, una parte importante de nuestro negocio es trasladar al cliente final otro tipo de acciones para la mejora del medioambiente y de su propia calidad de vida, ya sea a través de pequeños hábitos de conducta o mediante remodelaciones en sus inmuebles que detallamos a continuación:

A través de acciones diarias:
  • Emplear la luz natural el máximo tiempo posible.
  • Apagar la luz de las zonas de casa que no se estén utilizando.
  • Apagar todo aparato electrónico que no esté siendo usado.
  • Poner la lavadora sólo cuando está con una carga completa.
  • Del mismo modo, activar el lavavajillas sólo cuando está lleno.
  • Descongelar el congelador cada cierto tiempo.
  • Cerrar siempre bien la puerta del frigorífico.
  • Graduar el termostato como máximo a 21ºC.
  • Descargar parcialmente la cisterna del inodoro ahorra gran cantidad de agua.
  • Ducharse en vez de bañarse (se consume hasta un 75% menos).
  • Evitar las fugas de los grifos, puede suponer un ahorro de hasta 100 litros de agua al mes.
  • Cerrar el tiro de la chimenea cuando no se este usando.
A través de remodelaciones en el inmueble:
  • Mejorar el aislamiento de la vivienda.
  • Renovar los equipos de calefacción.
  • Sustituir focos tradicionales por los de bajo consumo.
  • Corregir infiltraciones, se pueden detectar las corrientes de aire con una vela.
  • Instalar ventanas con doble cristal y carpinterías con rotura de puente térmico.
  • Cambiar los grifos independientes de agua caliente y fría por uno monomando.

Estas remodelaciones, aunque en ocasiones puedan resultar costosas a corto plazo, sus clientes las habrán amortizado en pocos años gracias al ahorro que supondrá en la factura de la luz, del agua y del gas.